Ora por la Derrota de los Enemigos de la Iglesia

9

Por el quebrantamiento del poder de todos de los enemigos de la iglesia y la derrota de todas sus artimañas contra ella.

Que todos los que se levantan y consultan unidos contra Jehová y contra su ungido, que rompen sus ligaduras y echan de ellos sus cuerdas, conspiren en vano. Que el que se sienta en los cielos se ría y se burle de ellos. Háblales en tu furor y túrbalos con tu ira. * Dales, oh Jehová, lo que les has de dar;  dales matriz que aborte y pechos enjutos. *

Dios mío, ponlos como torbellinos, como hojarascas delante del viento; * llena sus rostros de vergüenza para que busquen tu nombre, oh Señor. * Y que conozcan que tu nombre es Jehová, el Altísimo sobre toda la tierra. *

Pon temor en ellos, oh Señor; ¡que las naciones sepan que no son sino hombres! * Y cuando los orgullosos enemigos de tu iglesia actúen arrogantemente, dales a conocer que eres más grande que ellos. *

Sean avergonzados y vueltos atrás todos los que aborrecen a Sion. Que sean como la hierba de los tejados, que se seca antes de que crezca. *

Que ningún arma forjada contra tu iglesia prospere, y que toda lengua que se levante contra ti en juicio sea condenada. *

Haz de Jerusalén piedra pesada para todos los pueblos, y que todos los que la carguen sean despedazados, aunque todas las naciones de la tierra se junten contra ella; * Señor, que todos tus enemigos perezcan, pero deja que tus amigos sean como el sol cuando sale con toda fuerza. *

Señor, que el inicuo sea muerto con el soplo del espíritu de tu boca y destruido con el resplandor de tu venida; * haz que aquellos indecisos que han estado por largo tiempo bajo el poder del engaño crean en el verdadero amor. *

Que Babilonia caiga y se hunda como una piedra de molino en el mar, * y que los reyes de la tierra que han dado a la bestia su poder y honor real * sean, al cabo, hechos venir a traerlos a la nueva Jerusalén. *

Marque esta página para su próxima visita

Comparta esta página con un amigo

close
Open Utility