El Pan Nuestro de Cada Día, Dánoslo Hoy

5

El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

Tú, oh Señor, que nos has encomendado buscar primero el reino de Dios y su justicia, has prometido que, si lo hacemos, las demás cosas nos serán añadidas. * Por lo tanto, habiendo pedido por la santificación de tu nombre, la llegada de tu reino y el cumplimiento de tu voluntad, oramos ahora: Padre del cielo, danos hoy, y cada día, nuestro pan diario. *

Aparta de nosotros la vanidad y la mentira; no nos des pobreza ni riquezas; mantennos del pan necesario, no sea que nos saciemos y te neguemos, y digamos: ¿Quién es Jehová? O que, siendo pobres, hurtemos, y blasfememos el nombre de nuestro Dios. *

Señor, no pedimos manjares delicados, porque son pan engañoso, * ni te rogamos que nos des banquetes cada día, * pues no deseamos recibir en esta vida nuestros bienes; * mas bien pedimos el pan que sea necesario para el sustento de la vida del hombre. * No deseamos llenar nuestra boca del pan de mentira, * ni beber aguas hurtadas, * ni comer el pan de balde, * sino que, si es tu voluntad, podamos comer del trabajo de nuestras propias manos * y trabajar sosegadamente para comer nuestro propio pan; * concede que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto, * y digamos: Tengo abundancia y estoy lleno. *

Marque esta página para su próxima visita

Comparta esta página con un amigo

close
Open Utility