Ruega que tus Oraciones sean Aceptadas por Amor a Cristo

2

Puedo entonces rogar que, por amor a Cristo, mis pobres y débiles oraciones sean oídas y aceptadas.

Que el Dios de Israel me otorgue la petición que le he hecho. *

Que los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón sean gratos delante de ti, oh Jehová, roca mía, y redentor mío. *

Que tus ojos estén atentos a la oración de tu siervo y a la plegaria de tu pueblo Israel; óyelos cuando te invocan; porque son tu pueblo y tu heredad. *

Dios mío, estén atentos tus oídos a mi oración, * y no rechaces a tu Ungido; acuérdate de tus misericordias para con David tu siervo, * Jesús mismo, que está sentado a tu diestra intercediendo por mí. *

Señor, me has asegurado que todo lo que pida al Padre en el nombre de Cristo me lo darás. * Así pues, te pido todas estas cosas en el nombre que es sobre todo nombre, Cristo Jesús; * aquel nombre que es ungüento derramado. * Señor, haz resplandecer tu rostro sobre mí, * por amor a Cristo, * tu Hijo amado, * a quien siempre escuchas. * Buen Señor, capacítame para escucharlo, y complácete conmigo en él. *

Marque esta página para su próxima visita

Comparta esta página con un amigo

close
Open Utility