Ruega a Dios Acogiéndote al Mérito y la Justicia de Jesucristo

1.2

El mérito y la justicia de mi Señor Jesucristo, en lo que me apoyo como mi principal argumento en mi petición de perdón de pecado.

Yo sé que así como eres lleno de gracia y misericordia, eres un Dios justo que ama las obras de justicia * y que de ninguna manera tendrá por justo al culpable. * No puedo decir: “Ten paciencia conmigo y te voy a pagar todo,” * porque no estoy limpio y todas mis obras de justicia son como trapos de inmundicia. * Pero Jesucristo llegó a ser para mí la justicia que viene de Dios, * haciéndose pecado, a pesar de que él no conocía el pecado, para que en él yo pudiese llegar a ser justicia de Dios. *

He pecado pero tengo un abogado delante del Padre, Jesucristo el justo, que es la propiciación por mis pecados, y no sólo los míos, sino los de todo el mundo. *

Dios es el que justifica; ¿quién es el que condena? Jesucristo es el que murió –y más que eso, el que resucitó–, el que está a la diestra de Dios, el que está intercediendo verdaderamente por mí, * y cuya sangre habla mejor que la sangre de Abel. *

Deseo contar todo como pérdida por amor de Cristo y como basura para que yo pueda ganar a Cristo y ser hallado en él, no teniendo ninguna justicia por mí mismo sino la que viene a través de la fe en Jesucristo. *

Este es el nombre por el cual yo, junto a tu pueblo, lo llamaremos: EL SEÑOR ES NUESTRA JUSTICIA. * En él, Señor, yo creo; ayuda a mi incredulidad. *

Recuerda, oh SEÑOR, a David, y todas las aflicciones que sufrió; * al Hijo de David, recuerda todas sus ofrendas y mira con agrado sus holocaustos; * y no rechaces a tu Ungido, * el que por su propia sangre ha entrado en el mismo cielo, y va a presentarse delante de Dios por mí. *

¿No has puesto tú mismo a tu Hijo, Jesucristo, como propiciación por su sangre, para ser recibido por fe; para mostrar la justicia de Dios por la remisión de pecados, para mostrar tu justicia en el tiempo presente, para que tú pudieses ser el justo y el que justifica al que tiene fe en Jesús? * Y ahora recibo reconciliación. *

Marque esta página para su próxima visita

Comparta esta página con un amigo

close
Open Utility