Lamenta y Confiesa tus Pecados de Omisión

5

Debo lamentar y confesar la omisión de mis deberes, mi descuido de ellos y la liviandad con que los tomo, y que, desde que llegué al mundo, he hecho una muy pequeña parte de la gran obra para la cual fui enviado, muy poco por responder al fin con el cual fui creado o redimido, dado a luz y bautizado; y que igualmente poco he aprovechado los medios de gracia.

He sido como una higuera plantada en la viña, y tú has venido por muchos años a buscar fruto en mí pero no lo has hallado; y por lo tanto, con justicia puedo ser cortado y echado en el fuego por inutilizar la tierra: * Has venido a buscar uvas, pero has hallado uvas silvestres; * porque he sido una viña vacía dando fruto para mí mismo. *

Sé hacer lo bueno, pero no lo he hecho. * He escondido el dinero de mi Señor, * y por lo tanto, merezco la ruina del siervo malo y negligente. *

He sido un mayordomo infiel, disipador de los bienes de mi Señor; * pues un pecador destruye mucho bien. *

A menudo ha habido dinero en mis manos para comprar sabiduría, pero no he tenido entendimiento, * o como el necio, mi corazón ha estado inclinado a mi mano izquierda. *

Mi adolescencia y juventud fueron vanidad, * y mis años se han acabado como un pensamiento. *

No he conocido el tiempo de mi visitación; * no he preparado en el verano mi comida, ni recogido en el tiempo de la siega mi mantenimiento, aunque he tenido capitán, gobernador y señor. *

Soy tardo de corazón para entender y creer; * y aunque a estas alturas debería ser ya maestro de otros, aún debo aprender los primeros rudimentos de la palabra de Dios: Tengo necesidad de leche, y no puedo soportar el alimento sólido. *

He disipado el temor de Dios y menoscabado la oración delante de Él. * No he invocado tu nombre, ni me he despertado para apoyarme en ti. *

He venido a ti como viene tu pueblo, he estado delante de ti como tu pueblo está, y he oído tus palabras cuando mi corazón ha andado al mismo tiempo en pos de la avaricia. * Así, he traído al ciego, al cojo y al enfermo para el sacrificio, he presentado a mi Dios lo que no habría presentado a mis príncipes; * y he prometido y sacrificado a Jehová lo dañado teniendo en mi rebaño un animal macho. *

Marque esta página para su próxima visita

Comparta esta página con un amigo

close
Open Utility